LINGUA FRANCA

De:
Isabel Sandoval
(2019)

con:
Isabel Sandoval, Eamon Farren y Lynn Cohen.

Porque me ha fascinado de principio a fin.

Porque es una pequeña joya.

Porque es cruda, real, sutil y sincera.

Porque su grandeza reside en su sencillez.

Por ese ritmo pausado.

Por cómo retrata la intimidad.

Por dar voz a las mujeres inmigrantes, racializadas y trans.

Porque viene avalada por festivales como  Venecia, Tribeca o Londres.

Porque me he hecho fan absoluto de Isabel Sandoval.

Porque escribe, dirige, produce, edita e interpreta (y en todas las facetas sale bien parada).

Por un guión certero.

Porque habla de temas tan necesarios como transexualidad, inmigración ilegal o el clima político y social en Estados Unidos.

Porque Olivia es un personaje inolvidable.

Por su lucha, silenciosa pero impresionante.

Porque Isabel Sandoval brilla como actriz con una interpretación llena de matices.

Porque atrapa con cada mirada.

Por esos silencios que transmiten tanto.

Por el miedo que se siente al verla girar cada esquina.

Por esa asfixiante y durísima secuencia del apagón.

Porque tiene que ser horrible vivir pensando que tu mundo, tu realidad, tu vida puede desaparecer en un segundo si te descubren.

Por un entregado Eamon Farren.

Por Lynn Cohen, siempre brillante (y cuyas apariciones en cine y televisión, tristemente, vamos a echar mucho de menos).

Por la cuidada dirección de fotografía.

Porque tiene planos bellísimos.

Por esas imágenes de metros de Nueva York con sus puentes de metal y sus escaleras infinitas.

Por la búsqueda del amor.

Por los golpes de la vida.

Por combatir la masculinidad tóxica.

Por salir reforzada de las dificultades.

Por todo eso y más.

LA HIJA DE UN LADRÓN

la hija de un ladron

De:
Belén Funes
(2019)

con:
Greta Fernández, Eduard Fernández y Àlex Monner.

la hija de un ladron (1)

Porque es una de las películas españolas del año.

Porque es tan real que duele.

Porque es puro cine social, casi documental.

Por cómo refleja la realidad de una gran parte de la sociedad española.

Porque habla de monotonía, incertidumbre, inestabilidad, escasez, soledad.

Por la sensibilidad con la que Belén Funes se acerca a los personajes.

Porque permite asomarse a una mirilla para ver ese pequeño fragmento de vida.

Porque me gusta que sea el espectador quien tenga que rellenar los huecos del puzzle a su elección.

Por la naturalidad, contención y sencillez interpretativa de Greta Fernández.

Por esas lágrimas siempre al borde del precipicio.

Por todo el dolor que se esconde tras sus silencios y toda la vida y sueños que ocultan sus miradas.

Por Eduard Fernández.

Por la magia de ver en pantalla ese cara a cara entre padre e hija.

Porque la construcción del inolvidable personaje de Àlex Monner es lo que más me impresionó de la película.

Por Martín, ese entrañable hermano pequeño.

Por el final, que es como un puñetazo en el estómago.

Por cómo retrata el extrarradio de las grandes ciudades.

Por las mujeres fuertes, luchadoras.

Porque tener hijos está bien para no morir solos.

Por los sueños.

Por el futuro.

Por todo eso y más.

LAZZARO FELIZ (Lazzaro felice)

Lazzaro feliz

De:
Alice Rohrwacher
(2018)

con:
Adriano Tardiolo, Alba Rohrwacher, Agnese Graziani, Luca Chikovani, Sergi López y Nicoletta Braschi

Lazzaro feliz (1)

 

Porque es una de esas películas que cuanto más las recuerdo más me gustan.

Porque es fascinante e hipnótica.

Porque resulta muy sorprendente y especial.

Porque tenía una deuda pendiente con el cine de Alice Rohrwacher.

Porque me interesa que proponga algo tan arriesgado al espectador.

Por su impecable estética.

Por la dirección de fotografía.

Porque está llena de imágenes bellísimas.

Por ese inesperado y brillante giro de guión.

Porque la historia que cuenta se te queda dentro.

Porque es una crítica y cruda reflexión sobre la sociedad, los marginados, los trabajadores, la explotación y el paso del tiempo.

Porque Lazzaro me ha robado el corazón.

Por descubrir a Adriano Tardiolo.

Por todo lo que transmite con su mirada.

Por esa imagen ya inolvidable en la plantación de tabaco (tan bien seleccionada como cartel).

Por volver a ver a Nicoletta Braschi en acción después de trece años sin hacer cine.

Porque soy fan absoluto de Alba Rohrwacher desde Yo soy el amor.

Porque Sergi López siempre es sinónimo de buen cine.

Porque recuerda al neorrealismo italiano.

Porque es digna heredera del cine de Fellini, Rossellini, Visconti, De Sica.

Porque es inevitable que no te lleve a pensar también en Los olvidados de Buñuel.

Porque lugares como La Inviolata han existido y, por desgracia, siguen existiendo.

Por las mil referencias bíblicas y artísticas que esconde.

Porque el hombre es un lobo para el hombre.

Por la luna.

Por aprender del pasado.

Por la bondad.

Por el futuro.

Por todo eso y más.