A STORMY NIGHT

A stormy night cartel

De:
David Moragas (2020)

con:
David Moragas, Jacob Perkins y Jordan Geiger.

A stormy night (1)

Porque es íntima, minimalista y preciosa.

Porque la sencillez es su mejor cualidad.

Por todo lo que hace sentir en apenas 80 minutos.

Porque inspira.

Porque es una interesantísima ópera prima.

Por descubrir el talento de David Moragas.

Porque demuestra que lo fundamental para hacer cine es tener algo que contar.

Por el guión.

Porque es sincero y cercano.

Porque habla de temas como la monogamia, la ansiedad, el colectivo LGTBIQ+, la inestabilidad laboral o el miedo al rechazo.

Por esos diálogos a los que no les sobra ni falta nada.

Porque tiene un sentido del humor muy especial.

Porque es imposible no enamorarse un poco de Marcos y Alan.

Por lo bien interpretados que están por David Moragas y Jacob Perkins.

Por la tensión sexual.

Por la preciosa fotografía en blanco y negro.

Por las luces y las sombras.

Por las ilustraciones de Cleo y Any Hole.

Por la camiseta de Žižek.

Por Nueva York.

Por el amor y el desamor.

Por las noches de tormenta.

Por el presente y el futuro.

Por darle la vuelta a la tortilla.

Por el final.

Por todo eso y más.

BRITTANY RUNS A MARATHON

Brittany runs a marathon

De:
Paul Downs Colaizzo
(2019)

con:
Jillian Bell, Micah Stock, Michaela Watkins, Utkarsh Ambudkar, Alice Lee y Patch Darragh.

Brittany Runs A Marathon

Porque es todo una sorpresa.

Porque es divertida, conmovedora, emotiva, inteligente, cruda.

Por cómo mezcla la comedia romántica y el drama de superación.

Por ese guión tan preciso.

Porque rompe todos los estereotipos.

Porque es facilísimo sentirse identificado.

Por cómo habla de temas como el sobrepeso, el autoestima, las relaciones, la superación o la familia sin caer en el tópico ni ser condescendiente.

Por esos diálogos chispeantes.

Porque está lleno de momentos geniales.

Porque es imposible no adorar a Brittany.

Por cómo evoluciona el personaje.

Porque en algún momento de nuestra vida todos hemos sentido lo mismo que ella.

Por la impresionante interpretación de Jillian Bell.

Por Seth y Catherine, esos entrañables compañeros de entrenamiento.

Por el divertido y adorable Jern.

Porque es imposible no enamorarse un poco de él.

Por sentirse un pequeño brontosaurio al comer ensalada.

Por esa tronchante escena de la entrevista de trabajo para ser niñera.

Por Nueva York.

Porque para empezar cualquier cosa hay que dar el primer paso.

Por aprender de los errores y tomar las riendas de la vida.

Porque todos necesitamos un impulso para aprender a querernos a nosotros mismos.

Porque es una inyección de vitalidad.

Porque si no lloras con el final es que eres de piedra.

Porque al terminar de verla entran ganas de calzarse unas deportivas y lanzarse a la calle a correr.

Porque está inspirada en la historia real de una amiga del director.

Porque ganó el Premio del público en el Festival de Sundance.

Por todo eso y más.

BEGIN AGAIN

Begin Again

De:
John Carney
(2013)

con:
Keira Knightley, Mark Ruffalo, Hailee Steinfeld, Adam Levine, James Corden y Catherine Keener.

Begin Again (1)

Porque lleva 5 años siendo mi película del verano.

Porque nunca me canso de verla.

Porque cuando la pusieron en cine me gustó tanto que salí de verla y volví a entrar en la siguiente sesión.

Porque siempre consigue animarme y emocionarme.

Porque es una inyección de buen rollo y ganas de crear.

Por su sencillez.

Por su optimismo.

Por cómo mezcla comedia, drama, amor y amistad.

Porque es un musical diferente.

Por su banda sonora.

Porque Coming up roses se ha convertido en una de mis canciones favoritas forever and ever.

Por la química tan genial entre Keira Knightley y Mark Ruffalo.

Porque son el centro de la película.

Por sus miradas cómplices.

Por esos secundarios de lujo.

Por cómo escribe y dirige John Carney.

Por la secuencia del bar con Dan imaginando los arreglos musicales.

Por dejar un mensaje cantado en el contestador de tu ex.

Por la magia de Nueva York.

Por los gatos que ronronean con Leonard Cohen.

Por las banalidades del día a día que la música convierte en obras de arte.

Porque compartir auriculares con alguien es lo más íntimo que puedas imaginar.

Por el final.

Por luchar por tus sueños.

Por no darse por vencido.

Por todo eso y más.