VIOLETA NO COGE EL ASCENSOR

Violeta no coge el ascensor

De:
Violeta Rodríguez y Mamen Díaz (2019)

con:
Violeta Rodríguez, Fernando Delgado-Hierro, Sara Diego, Pablo Chaves, Pablo Gómez-Pando, Macarena Sanz, Julián Villagrán, Aixa Villagrán, Asier Gil y Pilar Torres.

Violeta no coge el ascensor (1)

Por su naturalidad, frescura y libertad creativa.

Porque tiene la magia especial de las primeras veces.

Por descubrir la voz de Violeta Rodríguez y Mamen Díaz.

Por su mezcla de realidad y ficción.

Por atreverse a romper las reglas.

Por saltarse el marco ficcional.

Por esas conversaciones absurdas e incómodas.

Por esas conversaciones profundas.

Porque todos nos hemos sentido como Violeta en algún momento de nuestra vida.

Por tener el talento, la juventud, las ganas y no saber muy bien qué hacer con todo eso.

Por esos personajes tan reales.

Porque sus intérpretes transmiten pura verdad.

Por los créditos de inicio con el collage de imágenes, recuerdos, inspiraciones.

Por el arte de co-organizar fiestas.

Porque Antonio le dijo a Melanie: “los 40 son los nuevos 30”.

Por el primo Loren.

Por las gafas de bucear para la ducha.

Por bailar en casa sin motivo.

Por la añoranza del agosto en Madrid.

Por el calor.

Por sentarse frente al ventilador.

Por tolerar la incertidumbre.

Por tener algo y no ser nada a la vez.

Porque el trailer no tiene desperdicio.

Por el gotelé, los libros y las malas decisiones.

Porque está dedicada a Agnès Varda.

Por todo eso y más.

 

 

LA VIRGEN DE AGOSTO

VDA_CARTELJPG

De:
Jonás Trueba
(2019)

con:
Itsaso Arana
Vito Sanz
Isabelle Stoffel
Joe Manjón
Francesco Carril

La-virgen-de-agosto-(1)

Porque es la película perfecta para el verano.

Porque siempre conecto de forma especial con el cine de Jonás Trueba.

Por una impecable Itsaso Arana.

Porque brilla con los pequeños gestos, las miradas y el poder de los silencios.

Por el guión.

Porque siento que habla un poco de mi.

Porque está llena de reflexiones que siguen dando vueltas en tu cabeza días después.

Por el riesgo.

Por madurar.

Por las decisiones importantes de la vida y las tardes frente al ventilador sin hacer nada.

Por Madrid, que se convierte en un personaje más.

Por las verbenas.

Por el tinto de verano.

Por bailar como las locas y que no te importe lo que piensen los demás.

Por los encuentros casuales.

Por conocer a gente que, aunque estén de paso, pueden cambiar tu visión del mundo.

Porque me encanta Olka.

Por cómo la encarna Isabelle Stoffel.

Por el viaducto de Segovia y la presentación de Agos.

Porque Vito Sanz nunca decepciona.

Por Joe Manjón y su personaje.

Por el comienzo con un hilarante Sígfrid Monleón.

Por la incómoda (y genial) aparición de Francesco Carril.

Porque es una película de sensaciones.

Por esa fotografía que te traslada al calor del verano.

Por la banda sonora y el Todavía de Soleá Morente.

Porque la capital en agosto puede ser paraíso e infierno a la vez.

Por dejarse llevar.

Por probar cosas nuevas.

Por jugar a ser un turista en tu propia ciudad.

Por buscar la felicidad (y encontrarla).

Por descubrir quienes somos de verdad.

Porque retrata a una generación que estamos a medio camino entre el todo y la nada.

Porque nadie podrá con nosotros.

Por todo eso y más.