SOLO NOS QUEDA BAILAR (And then we danced)

De:
Levan Akin
(2019)

con:
Levan Gelbakhiani, Bachi Valishvili y Ana Javakishvili.

Porque es brutal.

Porque llega al corazón.

Por el despertar sexual y cómo lo cuenta.

Porque es romántica, social, política, sensual, dramática y con pequeños destellos de comedia.

Porque es arriesgada y crítica.

Por su reflexión sobre la masculinidad.

Porque las tradiciones están para romperlas.

Porque el guión funciona como una bomba de relojería.

Por los impresionantes números de baile.

Porque la danza georgiana es hipnótica y fascinante.

Por el trabajo de Levan Akin.

Por su elegancia para narrar con imágenes.

Porque su dirección de actores.

Por descubrir a Levan Gelbakhiani.

Porque brilla con cada mirada, cada gesto.

Porque es imposible no enamorarse un poco de Merib.

Por la verdad que transmite Bachi Valishvili.

Porque cuando se juntan los dos transmiten puro fuego.

Por la genial escena del baile en la casa del campo.

Por la fascinante dirección de fotografía.

Por esa luz mágica del último baile.

Por la banda sonora y como mezcla tradición y modernidad.

Por el amor y el deseo.

Por auto-descubrirse.

Por atreverse a ser uno mismo.

Por el baile.

Por ese final tan emocionante.

Por todo eso y más.

A STORMY NIGHT

A stormy night cartel

De:
David Moragas (2020)

con:
David Moragas, Jacob Perkins y Jordan Geiger.

A stormy night (1)

Porque es íntima, minimalista y preciosa.

Porque la sencillez es su mejor cualidad.

Por todo lo que hace sentir en apenas 80 minutos.

Porque inspira.

Porque es una interesantísima ópera prima.

Por descubrir el talento de David Moragas.

Porque demuestra que lo fundamental para hacer cine es tener algo que contar.

Por el guión.

Porque es sincero y cercano.

Porque habla de temas como la monogamia, la ansiedad, el colectivo LGTBIQ+, la inestabilidad laboral o el miedo al rechazo.

Por esos diálogos a los que no les sobra ni falta nada.

Porque tiene un sentido del humor muy especial.

Porque es imposible no enamorarse un poco de Marcos y Alan.

Por lo bien interpretados que están por David Moragas y Jacob Perkins.

Por la tensión sexual.

Por la preciosa fotografía en blanco y negro.

Por las luces y las sombras.

Por las ilustraciones de Cleo y Any Hole.

Por la camiseta de Žižek.

Por Nueva York.

Por el amor y el desamor.

Por las noches de tormenta.

Por el presente y el futuro.

Por darle la vuelta a la tortilla.

Por el final.

Por todo eso y más.

TIERRA DE DIOS (God’s own country)

Tierra de dios

De:
Francis Lee (2017)

con:
Josh O’Connor, Alec Secareanu, Gemma Jones e Ian Hart.

Tierra de dios (1)

Porque es emocionante, íntima, especial.

Porque tiene una sensibilidad única.

Por el guión.

Porque cuenta muchísimo con muy poco.

Porque es una preciosa historia de amor.

Por la dirección madura y pausada de Francis Lee.

Por la belleza de sus imágenes.

Porque Josh O’Connor está impresionante.

Porque se ha convertido en mi gran descubrimiento de 2019/2020.

Por su contención y todo lo que transmite con la mirada.

Porque comprendes sin apenas palabras todo el mundo interior a flor de piel de Johnny.

Por cómo tiene que aprender a tocar, a sentir, a amar gracias a Gheorghe.

Por descubrir a Alec Secareanu.

Porque cuando están juntos saltan chispas.

Por esas caricias furtivas.

Por unos acertados Gemma Jones e Ian Hart.

Por las imágenes de los títulos de crédito finales.

Por la preciosa canción de Patrick Wolf.

Por cómo refleja el mundo rural.

Por la naturaleza de Yorkshire.

Por la tan reconocible sensación de querer escapar.

Por los besos furtivos.

Por la valentía de tomar las riendas.

Por todo eso y más.

CALL ME BY YOUR NAME

null

De:
Luca Guadagnino
(2017)

con:
Armie Hammer
Timothée Chalamet

Call me by your name (1)

Porque llevaba meses esperando para verla…

…porque me ha seducido, emocionado, impresionado…

…porque es mucho mejor de lo que podía imaginar…

…porque no consigo quitármela de la cabeza…

…porque es preciosa, fascinante, hipnótica, sensible, sensual…

…porque soy fan absoluto de Luca Guadagnino…

…porque hace poesía con las imágenes, los instantes, las miradas…

…porque es una peli de detalles y sutilezas…

…por ese erotismo que llena cada segundo de metraje…

…por ese ritmo pausado, tan veraniego…

…por el guión y lo bien que adapta el libro de André Aciman…

…por descubrir a Thimothée Chalamet…

…por cómo se entrega a su personaje…

…por todo lo que transmite con cada movimiento, cada palabra…

…porque brilla…

…por un impresionante Armie Hammer…

…porque cuando están juntos saltan chispas…

…porque es imposible no enamorarte de Elio y Oliver…

…por la genial secuencia del melocotón…

…por el piano…

…por la dirección de fotografía…

…porque tiene planos para enmarcar…

…por la acertada banda sonora…

…por las preciosas canciones que ha compuesto Sufjan Stevens…

…por el personaje de Michael Stuhlbarg…

…porque su monólogo final es BRUTAL…

…por los créditos finales y esas miradas de Elio que valen el Oscar y todos los premios del mundo…

…por el descubrimiento de la sexualidad…

…por el primer amor…

…por las caricias casi imperceptibles…

…por el deseo…

…por el mágico verano de los 17 años…

…porque me habría encantado vivir algo así…

…porque estoy deseando volver a verla…

…por todo eso y más.

GuardarGuardar