LÚA VERMELLA

De:
Lois Patiño
(2020)

con:
Ana Marra, Carmen Martínez, Pilar Rodlos y Rubio de Camelle.

Porque  es mágica, hipnótica e inquietante.

Porque impacta e intriga.

Porque es pura poesía visual.

Por la potencia de sus imágenes.

Por la brutalidad de sus sonidos.

Porque es una historia de fantasmas diferente.

Porque es un ejercicio de estilo interesantísimo.

Por esa mirada tan especial de Lois Patiño.

Porque consigue crear una atmósfera fascinante.

Por cómo recoge toda la simbología, las tradiciones y la cultura gallega para hacer su propia lectura en clave de cine fantástico.

Por ese ritmo pausado.

Por las personas que transitan por la película.

Por sus pensamientos y reflexiones.

Por los fantasmas.

Por la presa.

Por el agua, tan necesaria y terrorífica a la vez.

Por el paso del tiempo.

Por la vida y la muerte.

Por la pérdida, las heridas y el miedo.

Por las meigas.

Por el mar y las criaturas que habitan en sus profundidades.

Por las rocas que se forman en un día o tal vez llevan miles de años entre nosotros.

Porque “el cielo de noche es un mar negro y las estrellas peces brillantes“.

Por la luna roja.

Por todo eso y más.

LO QUE ARDE (O que arde)

Lo que arde

De:
Oliver Laxe
(2019)

con:
Amador Arias y Benedicta Sánchez

Lo que arde (1)

Porque es una auténtica obra de arte.

Por su sensibilidad y belleza.

Porque es pura poesía visual.

Por la mirada de Oliver Laxe.

Porque su cine es estimulante, único, fascinante.

Por la potencia de sus imágenes.

Por la genial fotografía de Mauro Hercé.

Por ese comienzo hipnótico.

Por el inolvidable personaje de Benedicta.

Porque su carrera entre las cenizas se me ha quedado en el alma.

Por el amor que demuestra con la mirada.

Por la contención de Amador.

Por la vida rural.

Por las tres vacas y la perra Luna.

Por los castaños, sobretodo ese que sirve de refugio cuando llueve.

Porque si los eucaliptos hacen sufrir es porque sufren.

Por el cuidadísimo diseño de sonido que potencia cada sensación.

Por el guión.

Por cómo reflexiona sobre el campo, su pasado y su futuro.

Porque esconde de forma muy sutil una crítica durísima y acertada.

Por Galicia Calidade.

Por la lluvia.

Porque el fuego purifica pero también destroza.

Porque ver las llamas es catártico.

Por Suzanne de Leonard Cohen.

Porque es una de esas películas que se te quedan dentro.

Por todo eso y más.