LA INOCENCIA

La inocencia

De:
Lucía Alemany
(2019)

con:
Carmen Arrufat, Laia Marull, Sergi López y Joel Bosqued.

La inocencia (1).jpg

Porque es toda una sorpresa.

Por su sencillez y verdad.

Porque es un pedazo de vida hecho cine.

Por cómo se maneja a la perfección entre el costumbrismo, el drama y la comedia.

Por la impecable dirección de Lucía Alemany.

Porque es genial que rodara en su propio pueblo durante las fiestas.

Por el guión, preciso y certero.

Por descubrir a Carmen Arrufat.

Porque sorprende, emociona y conmueve.

Porque ofrece una interpretación llena de matices y sentimiento.

Porque Laia Marull está brillante.

Por esa mirada final en la estación que es puro amor.

Porque Sergi López hace que odies a su personaje y vuelve a demostrar que es brutal.

Por Joel Bosqued y cómo sorprende su personaje.

Por Sonia Almarcha.

Porque la Remedios Caseros es el personaje que más me ha fascinado.

Por Traiguera, un personaje más.

Por cómo refleja la vida en los pueblos del Mediterráneo.

Por ese oasis espacio temporal de adolescentes subiendo stories a Instagram pero bailando Chimo Bayo como si estuviéramos en los 90.

Por las verbenas, los bailes, las bandas de música y las piscinas municipales.

Porque los cotilleos “inofensivos” de las vecinas son el bullying de los adultos.

Por cargar con la culpa (o no).

Por el primer amor.

Por escapar de la realidad impuesta.

Porque las apariencias están para romperlas.

Porque hay que pelear por cumplir los sueños, cueste lo que cueste.

Por ese bonito y difícil paso de la adolescencia a la edad adulta.

Por descubrirse y descubrir el mundo.

Por la inocencia y lo fácil que es perderla.

Por todo eso y más.

LA HIJA DE UN LADRÓN

la hija de un ladron

De:
Belén Funes
(2019)

con:
Greta Fernández, Eduard Fernández y Àlex Monner.

la hija de un ladron (1)

Porque es una de las películas españolas del año.

Porque es tan real que duele.

Porque es puro cine social, casi documental.

Por cómo refleja la realidad de una gran parte de la sociedad española.

Porque habla de monotonía, incertidumbre, inestabilidad, escasez, soledad.

Por la sensibilidad con la que Belén Funes se acerca a los personajes.

Porque permite asomarse a una mirilla para ver ese pequeño fragmento de vida.

Porque me gusta que sea el espectador quien tenga que rellenar los huecos del puzzle a su elección.

Por la naturalidad, contención y sencillez interpretativa de Greta Fernández.

Por esas lágrimas siempre al borde del precipicio.

Por todo el dolor que se esconde tras sus silencios y toda la vida y sueños que ocultan sus miradas.

Por Eduard Fernández.

Por la magia de ver en pantalla ese cara a cara entre padre e hija.

Porque la construcción del inolvidable personaje de Àlex Monner es lo que más me impresionó de la película.

Por Martín, ese entrañable hermano pequeño.

Por el final, que es como un puñetazo en el estómago.

Por cómo retrata el extrarradio de las grandes ciudades.

Por las mujeres fuertes, luchadoras.

Porque tener hijos está bien para no morir solos.

Por los sueños.

Por el futuro.

Por todo eso y más.

PARÁSITOS (Gisaengchung. Parasite)

Parasitos

De:
Bong Joon Ho
(2019)

con:
Song Kang-Ho, Lee Sun-Kyun, Cho Yeo-Jeong, Choi Woo-Shik y Park So-Dam.

Parasitos (1).jpg

Porque es una joya absoluta.

Porque es inolvidable, fascinante, imprevisible, brutal y genial.

Porque si no la has visto, tienes que dejar de leer ahora mismo y correr al cine.

Porque es mejor sentarse a verla sin saber nada sobre la historia.

Porque resulta un cóctel explosivo de géneros.

Porque mezcla drama, comedia, terror, misterio, cine social…

Porque te mantiene clavado en la butaca y no da ni un segundo de respiro.

Por el pulso narrativo de Bong Joon Ho.

Por cómo maneja al espectador a su antojo.

Por la brillantez del guión.

Por la construcción de personajes y todos esos giros inesperados e impresionantes.

Porque es tremendamente irónica.

Porque entretiene, incomoda e invita a la reflexión.

Por las interpretaciones.

Porque el reparto está sublime.

Porque Cho Yeo-Jeong, Song Kang-Ho y Choi Woo-Sik resultan inolvidables.

Porque en los aspectos técnicos es una película impecable.

Por su estética.

Porque es una merecidísima Palma de Oro en Cannes.

Por cómo convierte los lugares en un personaje más.

Por esa fiesta de cumpleaños tan especial.

Por el olor.

Por el Wifi.

Por la lluvia.

Por el trabajo.

Por la familia.

Por todo eso y más.

LAZZARO FELIZ (Lazzaro felice)

Lazzaro feliz

De:
Alice Rohrwacher
(2018)

con:
Adriano Tardiolo, Alba Rohrwacher, Agnese Graziani, Luca Chikovani, Sergi López y Nicoletta Braschi

Lazzaro feliz (1)

 

Porque es una de esas películas que cuanto más las recuerdo más me gustan.

Porque es fascinante e hipnótica.

Porque resulta muy sorprendente y especial.

Porque tenía una deuda pendiente con el cine de Alice Rohrwacher.

Porque me interesa que proponga algo tan arriesgado al espectador.

Por su impecable estética.

Por la dirección de fotografía.

Porque está llena de imágenes bellísimas.

Por ese inesperado y brillante giro de guión.

Porque la historia que cuenta se te queda dentro.

Porque es una crítica y cruda reflexión sobre la sociedad, los marginados, los trabajadores, la explotación y el paso del tiempo.

Porque Lazzaro me ha robado el corazón.

Por descubrir a Adriano Tardiolo.

Por todo lo que transmite con su mirada.

Por esa imagen ya inolvidable en la plantación de tabaco (tan bien seleccionada como cartel).

Por volver a ver a Nicoletta Braschi en acción después de trece años sin hacer cine.

Porque soy fan absoluto de Alba Rohrwacher desde Yo soy el amor.

Porque Sergi López siempre es sinónimo de buen cine.

Porque recuerda al neorrealismo italiano.

Porque es digna heredera del cine de Fellini, Rossellini, Visconti, De Sica.

Porque es inevitable que no te lleve a pensar también en Los olvidados de Buñuel.

Porque lugares como La Inviolata han existido y, por desgracia, siguen existiendo.

Por las mil referencias bíblicas y artísticas que esconde.

Porque el hombre es un lobo para el hombre.

Por la luna.

Por aprender del pasado.

Por la bondad.

Por el futuro.

Por todo eso y más.

120 PULSACIONES POR MINUTO (120 battements par minute)

120 pulsaciones

De:
Robin Campillo
(2017)

con:
Nahuel Pérez Biscayart, Arnaud Valois, Adéle Haenel y Antoine Reinartz.

120 pulsaciones (1)

Porque me dejó KO en la butaca.

Porque es vibrante, potente, luminosa y dura.

Porque emociona y conmueve.

Porque se te mete dentro para siempre.

Por el amor, el miedo, la lucha, la muerte.

Por el guión.

Por como se mueve en esa fina línea entre la ficción y el documental.

Por el ritmo pausado que es un deleite.

Porque tiene un reparto muy acertado y entregado.

Por la vitalidad y fuerza de Sean.

Porque siempre es un placer ver actuar a Nahuel Pérez Biscayart.

Porque es imposible no caer rendido a los pies de Nathan.

Por descubrir a Arnaud Valois.

Por esa preciosa historia de amor.

Porque refleja a la perfección el nacimiento de Act Up.

Porque da visibilidad al VIH y al Sida.

Porque conciencia y lucha para desestigmatizarlo.

Porque demuestra que la educación es la mejor herramienta para la prevención.

Porque es tremendamente política.

Porque es muy crítica con la sociedad, las instituciones, las farmacéuticas e incluso las asociaciones donde no es oro todo lo que reluce.

Porque hay momentos en que la única salida es unirse y actuar.

Por la potencia de sus imágenes.

Por cómo están rodadas las secuencias de la discoteca.

Por las impresionantes asambleas y cómo te hacen sentir parte de ellas.

Por la banda sonora.

Por ese final tan brutal.

Por teñir el Sena de rojo.

Porque cada latido, cada gesto, cada vida cuenta.

Por todo eso y más.