ASAMBLEA

Asamblea

De:
Álex Montoya (2018)

con:
Cristina Plazas, Francesc Garrido, Greta Fernández, Nacho Fresneda, Lorena López, Irene Anula, Abdelatif Hwidar, Sergio Caballero, María Juan, Jordi Aguilar, Marta Belenguer, Pablo Sánchez, Juan Mandli y Jorge Silvestre.

Asamblea (1)

Porque es sencilla, certera, especial.

Porque es divertidísima.

Porque soy fan de Álex Montoya desde hace más de 15 años.

Porque algunos de sus cortometrajes están entre mis favoritos forever and ever.

Porque solo él podía hacer un largo así.

Por ese guión de Pérez y Disla que no da ni un segundo de respiro.

Porque demuestra que para hacer cine lo principal es una buena historia.

Por cómo juega con ese surrealismo de lo cotidiano.

Por sus brillantes diálogos.

Por esa galería de personajes que de tan normales son especiales.

Por un reparto de lujo.

Por lo bien que están todos.

Por ese breve pero brutal monólogo de Lorena López.

Por el momento inolvidable de Abdelatif Hwidar.

Por Irene Anula, siempre.

Por el personaje de Greta Fernández, espectador y parte a la vez.

Porque Francesc Garrido, Cristina Plazas y Nacho Fresneda son sinónimo de calidad.

Por lo bien resueltos que están los aspectos técnicos con tan poco.

Por la preciosa dirección de fotografía de Guillem Oliver.

Por la música de Tórtel.

Por el cartel de Paco Roca.

Porque da gustito ver que en Valencia se hacen cosas así de bien.

Por cómo reflexiona sobre la participación, la puesta en común, los egos.

Porque vencer, convencer y convencerse no son tan diferentes.

Por el individuo dentro del grupo y viceversa.

Por decir todo y decir nada a la vez.

Por el (des)concierto.

Porque hablando se entiende la gente (o no).

Por lo difícil que es tomar decisiones.

Porque “es duro, pero es la mejor manera”.

Por todo eso y más.

 

LA BANDA

La banda

De:
Roberto Bueso
(2019)

con:
Gonzalo Fernández, Charlotte Vega, Carlos Blanco, Pepo Llopis, Xavi Giner y Hugo Rubert.

La banda (4)

Porque respira verdad.

Por su cercanía y sensibilidad.

Por lo que cuenta y cómo lo cuenta.

Por la sencillez de su historia.

Por el acierto con el que refleja la añoranza del hogar.

Por el regreso a casa y todo lo que remueve.

Porque no es fácil hacerse adulto.

Porque Edu enamora y resulta muy fácil identificarse con él.

Por el gran trabajo de Gonzalo Fernández.

Por todo el mundo interior que transmite con la mirada.

Por esos divertidos y entrañables secundarios.

Por la frescura de Xavi Giner y Hugo Rubert.

Porque aportan puro humor a la película.

Porque Charlotte Vega ilumina la pantalla con cada aparición.

Por la conversación con el padre.

Por las secuencias con el hermano.

Por esa inolvidable e hilarante declaración de amor en el balcón.

Por la dirección de Roberto Bueso.

Por su ritmo pausado.

Por poner en valor los sentimientos, sensaciones y emociones.

Porque, por desgracia, no es habitual que una película valenciana y en valenciano llegue tan lejos.

Por la cuidada dirección de fotografía.

Por el amor pasado, presente y futuro.

Por la familia.

Por los amigos de toda la vida.

Por la paella de los domingos.

Por la música.

Por las bandas de pueblo.

Por cumplir los sueños.

Por encontrarse a uno mismo.

Por todo eso y más.

ELS DIES QUE VINDRAN (Los días que vendrán)

 

 

El-dies-que-vindran

De:
Carlos Marques-Marcet
(2019)

con:
Maria Rodríguez Soto y David Verdaguer.

Los días que vendrán (1).jpg

Porque hay películas que son mucho más que una historia, son magia.

Porque es un fragmento de vida.

Porque es un canto a la maternidad.

Porque emociona y conmueve.

Porque el cine de Carlos Marques-Marcet no deja de sorprenderme.

Por cómo mezcla realidad y ficción.

Por Maria Rodríguez Soto y David Verdaguer.

Porque brillan.

Porque su química atraviesa la pantalla.

Por atreverse a interpretar a una pareja siendo pareja y encima utilizar su embarazo real.

Por sus gestos de complicidad y hastío.

Por ese ataque de risa eligiendo nombres.

Por el impecable guión.

Por esa cercanía inusitada que te hace ser partícipe de principio a fin.

Por la diferencia entre querer, no querer y no no querer.

Porque no hay que fiarse nunca de la gente que no discute.

Por las cintas de vídeo familiares.

Por la preciosa banda sonora.

Por las canciones de Maria Arnal y Marcel Bagés.

Por las dudas.

Por la espera.

Por el miedo.

Por la intimidad.

Por los cambios.

Por el amor.

Por todo eso y más.

EL INCREÍBLE FINDE MENGUANTE

Finde menguante

De:
Jon Mikel Caballero
(2019)

con:
Iria Del Río, Adam Quintero, Nadia De Santiago, Jimmy Castro, Irene Ruiz, Adrián Expósito y Luís Tosar.

Finde menguante (1)

Porque es una apuesta original y fresca.

Porque atrapa de principio a fin.

Porque es ciencia ficción, comedia romántica, drama y retrato generacional.

Por un guión lleno de capas, guiños y homenajes.

Porque refleja a la perfección el limbo emocional y laboral que viven muchos treintañeros hoy en día.

Porque logra mantener la atención del espectador en un bucle sin fin.

Por cómo está dirigida.

Porque es la ópera prima de Jon Mikel Caballero, un director que va a dar mucho que hablar en el futuro.

Porque Iria Del Río brilla.

Por su naturalidad en un abanico interpretativo que toca drama, comedia, terror, romance… y muchas carreras por el bosque.

Porque carga con todo el peso de la película.

Porque sería una alegría que estuvieran nominados al Goya a Actriz Revelación y Dirección Novel.

Porque siempre es genial ver a Nadia De Santiago y Adam Quintero en pantalla grande.

Por la voz de Luís Tosar.

Por la cuidada dirección de fotografía de Tânia da Fonseca.

Porque tiene planos para enmarcar.

Por las preciosas secuencias en la naturaleza y el río en ruinas.

Por la banda sonora de Luis Hernaiz.

Por todas las canciones indies que la completan.

Por cómo se emplean los efectos de sonido para potenciar las acciones y sensaciones.

Por el montaje, una de las claves de la película.

Por esa acertada y claustrofóbica decisión de ir encogiendo el ancho de la pantalla poco a poco.

Por el paso del tiempo.

Por volver a los lugares de infancia.

Por los amigos.

Porque cada uno tiene su ritmo.

Por madurar.

Por el futuro.

Por todo eso y más.

¿A QUIÉN TE LLEVARÍAS A UNA ISLA DESIERTA?

Isla desierta

De:
Jota Linares
(2019)

con:
Pol Monen, Jaime Lorente, Andrea Ros, María Pedraza y Beatriz Arjona.

isla desierta (1)

Porque atrapa de principio a fin.

Porque es un cóctel explosivo de emociones.

Porque mezcla drama, comedia, sensibilidad, reflexión.

Por el guión.

Porque habla de amor, amistad y todo lo que dejamos atrás al hacernos adultos.

Porque después de disfrutarla en teatro me hace mucha ilusión verla convertida en película.

Por cómo está dirigida.

Por atreverse a jugar con el ritmo, más pausado al principio y frenético a partir de la mitad.

Porque hay planos que son una obra de arte.

Por acercarse tanto a los actores que parece que estás tocando el alma de los personajes.

Por esos personajes tan redondos.

Porque tiene un reparto en estado de gracia.

Porque se nota la química entre todos ellos.

Por la voz de Pol Monen.

Porque no imagino un Eze mejor.

Porque Jaime Lorente no deja de sorprender como actor.

Por todo lo que transmite con una mirada.

Porque Andrea Ros es simplemente maravillosa.

Porque hace que lo difícil parezca fácil.

Por el magnetismo de María Pedraza.

Por la intensa y brillante aparición de Beatriz Arjona.

Porque su personaje es un contrapunto muy necesario.

Por la inolvidable camiseta de Curro.

Por el calor que se puede palpar.

Por los juegos inofensivos que se van de las manos.

Por las casas que se cierran para dar lugar a nuevos comienzos.

Porque todos hemos vivido algún momento así.

Por las amistades que se rompen y las que ni un terremoto podría romper.

Por Años 80 de Los Piratas.

Por gritar desde la azotea ¿dónde estabas entonces cuando tanto te necesité?

Por el Garaje Lumiere y todo lo que representa y significa.

Por la voz radiofónica de Pedro Ángel Sánchez abriendo la película.

Por las actrices que son camareras, los directores que son fotógrafos, las bailarinas que son dependientas y todas esas personas que son más que el trabajo que realizan para sobrevivir.

Por los sueños, los que se cumplen y los que nos quedan por cumplir.

Porque nunca hay que dejar de luchar por hacerlos realidad.

Por el emocionante final.

Por todo eso y más.