COSES A FER ABANS DE MORIR

De:
Cristina Fernández Pintado y Miguel Llorens
(2020)

con:
Sergio Caballero, Oriol Tarrasón, Manuel Maestro, Ángel Fígols, Mireia Pérez, Vanessa Cano y Cristina Fernández.

Porque es un precioso canto a la vida y la amistad.

Porque emociona y conmueve.

Porque consigue que rías y llores a la vez.

Porque es como un puñetazo en el estómago.

Porque es cercana, sincera y real.

Por cómo habla de la muerte, la culpa, el dolor y la familia (la de sangre y la que construimos).

Porque a veces el cine pequeño es el más grande. 

Porque tiene imágenes bellísimas.

Por lo que cuenta y cómo lo cuenta.

Porque el guión está lleno de buenas ideas.

Por cómo entrelaza el presente y los recuerdos.

Porque tiene algunos diálogos potentísimos.

Por las mujeres como Cristina Fernández, valientes y creadoras.

Porque hay que aplaudir su tesón y el trabajo durante años para sacar adelante este proyecto en el que escribe, dirige y actúa.

Por ese reparto brillante.

Porque su química atraviesa la pantalla.

Porque consiguen que te sientas parte de ese grupo de amigos.

Por Sergio Caballero, que pone los pelos de punta. 

Por la verdad que aporta Vanessa Cano a ese personaje lleno de recovecos.

Porque es imposible que no se te parta el corazón cuando se rompe Manuel Maestro.

Por la divertidísima carrera nocturna por Valencia.

Por la inolvidable secuencia de la boda. 

Por los amigos de siempre y para siempre.

Por tomar decisiones.

Por el mar.

Porque si te queda vida, te queda todo.

Porque nunca es tarde para hacer lo que uno quiere.

Porque todos tenemos cosas que hacer antes de morir.

Por todo eso y más.

THE MYSTERY OF THE PINK FLAMINGO

Mystery Pink Flamingo

De:

Javier Polo (2020)

con:

Rigo Rex (Meneo), John Waters, Eduardo Casanova, Allee Willis, Kero Kero Bonito y Kitten Kay Sera.

Mystery Pink Flamingo (1)

Porque es una locura kitsch.

Por aportar color, diversión y alegría.

Porque es una extrañísima road movie que mezcla documental y ficción.

Porque parece que habla de lo kitsch, pero en realidad habla de buscarse a uno mismo.

Porque pasados los primeros cinco minutos de desconcierto, me ha ganado completamente.

Porque hay que aplaudir a Javier Polo por lanzarse a dirigir un proyecto así de libre, loco y único.

Por la genial idea de analizar y reivindicar la figura del flamenco como icono pop; a la vez bello, hortera, hipnótico, fascinante, elegante y estandarte del mal gusto.

Por un guión armado a la perfección en el que no sobra ni falta nada.

Por atreverse a mezclar lo superficial y lo profundo.

Por su sentido del humor.

Por la potencia de sus imágenes.

Por esos preciosos planos de Valencia, Hollywood, Las Vegas y la Muralla Roja. 

Por seguir los pasos de Rigo Rex del negro al color.

Porque siempre me ha parecido que Meneo era alguien súper rompedor y me gusta su faceta de actor.

Por las siempre geniales ilustraciones de Carla Fuentes.

Por ese montaje endiablado que te mantiene todo el rato alerta.

Porque está llena de testimonios reales de artistas tan interesantes como John Waters, Alee Willis o Eduardo Casanova.

Porque sus pensamientos, frases y reflexiones han seguido en mi cabeza hasta muchas horas después de ver la película.

Por superar las crisis de identidad y atreverse a ser uno mismo.

Porque da igual lo que piensen los demás, lo importante es lo que quieras tú.

Por todo eso y más.

ASAMBLEA

Asamblea

De:
Álex Montoya (2018)

con:
Cristina Plazas, Francesc Garrido, Greta Fernández, Nacho Fresneda, Lorena López, Irene Anula, Abdelatif Hwidar, Sergio Caballero, María Juan, Jordi Aguilar, Marta Belenguer, Pablo Sánchez, Juan Mandli y Jorge Silvestre.

Asamblea (1)

Porque es sencilla, certera, especial.

Porque es divertidísima.

Porque soy fan de Álex Montoya desde hace más de 15 años.

Porque algunos de sus cortometrajes están entre mis favoritos forever and ever.

Porque solo él podía hacer un largo así.

Por ese guión de Pérez y Disla que no da ni un segundo de respiro.

Porque demuestra que para hacer cine lo principal es una buena historia.

Por cómo juega con ese surrealismo de lo cotidiano.

Por sus brillantes diálogos.

Por esa galería de personajes que de tan normales son especiales.

Por un reparto de lujo.

Por lo bien que están todos.

Por ese breve pero brutal monólogo de Lorena López.

Por el momento inolvidable de Abdelatif Hwidar.

Por Irene Anula, siempre.

Por el personaje de Greta Fernández, espectador y parte a la vez.

Porque Francesc Garrido, Cristina Plazas y Nacho Fresneda son sinónimo de calidad.

Por lo bien resueltos que están los aspectos técnicos con tan poco.

Por la preciosa dirección de fotografía de Guillem Oliver.

Por la música de Tórtel.

Por el cartel de Paco Roca.

Porque da gustito ver que en Valencia se hacen cosas así de bien.

Por cómo reflexiona sobre la participación, la puesta en común, los egos.

Porque vencer, convencer y convencerse no son tan diferentes.

Por el individuo dentro del grupo y viceversa.

Por decir todo y decir nada a la vez.

Por el (des)concierto.

Porque hablando se entiende la gente (o no).

Por lo difícil que es tomar decisiones.

Porque “es duro, pero es la mejor manera”.

Por todo eso y más.

 

LA INOCENCIA

La inocencia

De:
Lucía Alemany
(2019)

con:
Carmen Arrufat, Laia Marull, Sergi López y Joel Bosqued.

La inocencia (1).jpg

Porque es toda una sorpresa.

Por su sencillez y verdad.

Porque es un pedazo de vida hecho cine.

Por cómo se maneja a la perfección entre el costumbrismo, el drama y la comedia.

Por la impecable dirección de Lucía Alemany.

Porque es genial que rodara en su propio pueblo durante las fiestas.

Por el guión, preciso y certero.

Por descubrir a Carmen Arrufat.

Porque sorprende, emociona y conmueve.

Porque ofrece una interpretación llena de matices y sentimiento.

Porque Laia Marull está brillante.

Por esa mirada final en la estación que es puro amor.

Porque Sergi López hace que odies a su personaje y vuelve a demostrar que es brutal.

Por Joel Bosqued y cómo sorprende su personaje.

Por Sonia Almarcha.

Porque la Remedios Caseros es el personaje que más me ha fascinado.

Por Traiguera, un personaje más.

Por cómo refleja la vida en los pueblos del Mediterráneo.

Por ese oasis espacio temporal de adolescentes subiendo stories a Instagram pero bailando Chimo Bayo como si estuviéramos en los 90.

Por las verbenas, los bailes, las bandas de música y las piscinas municipales.

Porque los cotilleos “inofensivos” de las vecinas son el bullying de los adultos.

Por cargar con la culpa (o no).

Por el primer amor.

Por escapar de la realidad impuesta.

Porque las apariencias están para romperlas.

Porque hay que pelear por cumplir los sueños, cueste lo que cueste.

Por ese bonito y difícil paso de la adolescencia a la edad adulta.

Por descubrirse y descubrir el mundo.

Por la inocencia y lo fácil que es perderla.

Por todo eso y más.

LA BANDA

La banda

De:
Roberto Bueso
(2019)

con:
Gonzalo Fernández, Charlotte Vega, Carlos Blanco, Pepo Llopis, Xavi Giner y Hugo Rubert.

La banda (4)

Porque respira verdad.

Por su cercanía y sensibilidad.

Por lo que cuenta y cómo lo cuenta.

Por la sencillez de su historia.

Por el acierto con el que refleja la añoranza del hogar.

Por el regreso a casa y todo lo que remueve.

Porque no es fácil hacerse adulto.

Porque Edu enamora y resulta muy fácil identificarse con él.

Por el gran trabajo de Gonzalo Fernández.

Por todo el mundo interior que transmite con la mirada.

Por esos divertidos y entrañables secundarios.

Por la frescura de Xavi Giner y Hugo Rubert.

Porque aportan puro humor a la película.

Porque Charlotte Vega ilumina la pantalla con cada aparición.

Por la conversación con el padre.

Por las secuencias con el hermano.

Por esa inolvidable e hilarante declaración de amor en el balcón.

Por la dirección de Roberto Bueso.

Por su ritmo pausado.

Por poner en valor los sentimientos, sensaciones y emociones.

Porque, por desgracia, no es habitual que una película valenciana y en valenciano llegue tan lejos.

Por la cuidada dirección de fotografía.

Por el amor pasado, presente y futuro.

Por la familia.

Por los amigos de toda la vida.

Por la paella de los domingos.

Por la música.

Por las bandas de pueblo.

Por cumplir los sueños.

Por encontrarse a uno mismo.

Por todo eso y más.