HABITACIÓN 212 (Chambre 212)

Habitación 212

De:
Christophe Honoré (2019)

con:
Chiara Mastroianni, Benjamin Biolay, Vincent Lacoste y Camille Cottin.

Habitación 212 (1)

Porque sorprende y no deja indiferente.

Porque es original, divertida, romántica, atractiva, tierna, loquísima.

Porque no consigo quitármela de la cabeza.

Porque visualmente es una auténtica delicia.

Por cómo mezcla cine y teatralidad.

Porque Honoré me vuelve loco desde sus inicios.

Porque su cine forma parte de mi vida y crece conmigo.

Por no tomarse demasiado en serio y abrazar el surrealismo.

Por el guión.

Por romper estereotipos.

Por su sentido del humor tan especial.

Por los acertados diálogos, marca de la casa.

Por cómo habla de la pareja, el enamoramiento, los recuerdos o la memoria.

Por ese juego de realidad y ficción, de lo real y lo imaginado, lo tangible y lo onírico.

Porque es una fascinante muñeca rusa llena de capas y recovecos en los que entrar.

Porque Chiara Mastroianni brilla más que nunca.

Por Benjamin Biolay, cada vez mejor como actor.

Porque soy fan absoluto de Vincent Lacoste.

Por la deliciosa banda sonora.

Porque siempre es un punto positivo si suena Aznavour.

Porque una noche puede cambiar la vida entera.

Porque es una mágica reflexión sobre el paso del tiempo.

Por el pasado, el futuro y, sobretodo, el presente.

Por todo eso y más.

NEVRLAND

Nevrland

De:
Gregor Schimidinger (2019)

con:
Simon Frühwirth, Paul Forman y Josef Hader.

Nevrland (1)

Porque es hipnótica y diferente.

Porque sorprende.

Porque se queda grabada en la memoria.

Porque es un viaje a las emociones.

Por el guión, que atrapa y remueve.

Por cómo habla de la ansiedad, el despertar sexual, las nuevas tecnologías o la soledad.

Por la potencia de sus imágenes.

Por el buen hacer de Gregor Schimidinger como director.

Porque cuida la estética pero también las interpretaciones.

Porque Simon Frühwirth está brillante.

Por todo lo que cuenta con la mirada.

Porque Jakob me ha robado el corazón.

Por esa impactante y genial marca de nacimiento.

Por descubrir a Paul Forman.

Por ese tramo final fascinante.

Porque sus imágenes son pura poesía y psicodelia.

Por la excelente dirección de fotografía.

Por como juega con colores, tonos y texturas para diferenciar lo cotidiano, lo experimental y lo imaginado.

Por la cosmología.

Por perderse en un museo para reencontrarse a uno mismo.

Por las primeras veces.

Por el sexo pixelado.

Por sentirse vivo.

Por experimentar.

Por el caos interior.

Por mirar al miedo de frente.

Por todo eso y más.

IN THE MOOD FOR LOVE (Deseando amar)

In the mood for love

De:
Wong Kar-Wai (2000)

con:
Maggie Cheung y Tony Leung

In the mood for love (1)

Porque cumple 20 años.

Porque es una obra maestra.

Porque sigue inspirando, emocionando y fascinando como el primer día.

Por la belleza de sus imágenes.

Porque es pura poesía.

Por su elegancia, sensibilidad y sensualidad.

Porque Wong Kar-Wai es un genio.

Porque su mirada.

Por cómo juega con el tiempo y el espacio.

Porque hace magia con la cámara.

Por esos planos con un millón de capas.

Por las inolvidables interpretaciones de Maggie Cheung y Tony Leung.

Porque saltan chispas cada vez que cruzan la mirada, se rozan con el dedo meñique o se evitan en un pasillo.

Por esos icónicos paseos al ritmo de Yumeji’s Theme.

Por el guión, sencillo y brillante.

Por la impresionante banda sonora.

Por los secretos.

Por el silencio.

Por la intimidad.

Por la pasión.

Por el amor.

Por el dolor.

Por todo eso y más.

A STORMY NIGHT

A stormy night cartel

De:
David Moragas (2020)

con:
David Moragas, Jacob Perkins y Jordan Geiger.

A stormy night (1)

Porque es íntima, minimalista y preciosa.

Porque la sencillez es su mejor cualidad.

Por todo lo que hace sentir en apenas 80 minutos.

Porque inspira.

Porque es una interesantísima ópera prima.

Por descubrir el talento de David Moragas.

Porque demuestra que lo fundamental para hacer cine es tener algo que contar.

Por el guión.

Porque es sincero y cercano.

Porque habla de temas como la monogamia, la ansiedad, el colectivo LGTBIQ+, la inestabilidad laboral o el miedo al rechazo.

Por esos diálogos a los que no les sobra ni falta nada.

Porque tiene un sentido del humor muy especial.

Porque es imposible no enamorarse un poco de Marcos y Alan.

Por lo bien interpretados que están por David Moragas y Jacob Perkins.

Por la tensión sexual.

Por la preciosa fotografía en blanco y negro.

Por las luces y las sombras.

Por las ilustraciones de Cleo y Any Hole.

Por la camiseta de Žižek.

Por Nueva York.

Por el amor y el desamor.

Por las noches de tormenta.

Por el presente y el futuro.

Por darle la vuelta a la tortilla.

Por el final.

Por todo eso y más.

UNA VEZ MÁS

una vez mas

De:
Guillermo Rojas (2019)

con:
Silvia Acosta y Jacinto Bobo

una vez mas (1)

Porque es sencilla, bonita, real.

Porque se disfruta de principio a fin.

Por el guión.

Porque es un reflejo de la época que nos ha tocado vivir a los que estamos en la treintena.

Por la suerte de mierda, pero suerte.

Por las pequeñas decisiones que tomamos y pueden cambiar el rumbo de nuestra vida.

Por las conversaciones largas y buenas.

Por la química entre Silvia Acosta y Jacinto Bobo.

Por ver en ella a tantos amigos y amigos de amigos.

Porque siempre es un gusto ver a Beatriz Arjona en pantalla.

Por lo divertida que está Celia Vioque.

Por la pedida de mano en la Plaza del Nabo. 

Por leer guías de viaje y soñar despierto.

Por todo lo que se dice sin decir nada, sólo cogiendo la mano a alguien.

Porque “el sur es calidad de vida y lo demás son tonterías”.

Porque el negocio de las manzanas no tiene futuro.

Por la genial canción de las taras.

Por el bonito homenaje a La reconquista de Jonás Trueba, aunque sea una atrocidad entrar al cine a mitad de película.

Por el inolvidable tigre de La piel que habito.

Por la amistad y el amor.

Por lo bonita que es Sevilla.

Porque dan ganas de coger un tren y plantarse allí.

Porque las redes sociales las carga el diablo.

Porque lo que es un sueño para unos puede ser una pesadilla para otros.

Por las frustraciones y el arte de superarlas.

Por las expectativas y la realidad.

Por el destino y las casualidades.

Por el futuro.

Por todo eso y más.